Archivo de la categoría: Testimonios

Experiencia: mi participación en el curso de formación “Youth for Enviromental Future”

Sebastián Rodriguez Merino, uno de los participantes seleccionados por Biodiversa para participar en el curso de formación “Youth for Enviromental Future, nos cuenta su experiencia en el mismo:

“Entre el 8 y el 15 de Julio de 2018 tuvo lugar un training course en Horka nad Moravou, muy cerca de Olomuc, en la República Checa. Nos dimos cita unos 30 participantes de más de 10 países europeos. El proyecto estuvo financiado por el programa Erasmus+.

Este training course, Youth for environmental future, tenía el antecedente de otro curso que también se celebró en la República Checa en el mes de marzo por parte de la asociación YEE-Youth and Environment Europe. El eje central de este curso fue la concienciación de los efectos del cambio climático, como afectan nuestras acciones al mismo y sobre todo cómo debemos ser participe en los procesos de tomas de decisiones. Es decir, animar y dotar a la juventud para que sea el motor de cambio en las acciones ambientales.

Sesión impartida en la sala de conferencias

Los métodos empleados en las sesiones fueron bastante variados. Desde ponencias, simulaciones, trabajos en grupos o parejas, con sus correspondientes presentaciones o debates. Sin embargo, en mi opinión se abusó de las ponencias y aún más teniendo en cuenta el formato de educación no-formal en el que se encuadran este tipo de proyectos. Las sesiones fueron impartidas tanto por los miembros de la asociación como por una ponente invitada, Zanna Vanrenterghem. Además tuvimos actividades como la presentación de todas las asociaciones que participaban o la noche intercultural, donde cada país representado en el proyecto ofreció degustaciones de comidas y bebidas populares en sus respectivos territorios.

Actividad “NGO Market”, para la presentación de las diferentes asociaciones presentes en el proyecto

Mencionar además el espectacular emplazamiento donde se desarrolló el proyecto, el centro ecológico Slunakov. El edificio donde estaban tanto las habitaciones, comedor o sala de conferencia tenía un diseño enfocado en la eficiencia energética. Iba en la línea del tema tratado en el proyecto. El primer día desde el propio centro ecológico se organizó una visita por las instalaciones en la cual explicaron los objetivos y políticas que tienen.”

Visita organizada por el centro ecológico Slunakov para los participantes del proyecto

Desde Biodiversa nos alegramos de que Sebastián haya aprovechado este curso y le agradecemos la elaboración de este relato.

Anuncios

Deja un comentario

de | 2 de agosto de 2018 · 18:42

Experiencia: curso de formación Happy Tree Friends, en República Checa

[Artículo escrito por Helena Macías, Jorge Gracia y Sandra Pérez, representantes de Biodiversa en el curso de formación Happy Tree Friends, que tuvo lugar en República Checa en Noviembre del año pasado.]

Jorge, Sandra y Helena con el póster de presentación de Biodiversa

Jorge, Sandra y Helena con el póster de presentación de Biodiversa

Soy Helena, soy trabajadora social, vivo en Sevilla y trabajo con menores en riesgo de exclusión social. Con esta presentación muchos pensaréis que qué pintaba yo en República Checa plantando árboles. Bueno, no erais los únicos.

Para ser sinceros este viaje empezó un poco con un –¿Y por qué no? Aunque no sea del todo tu tema seguro que algo prendes y si no, pues una semana en un país extranjero que nunca está de más.

Cuando el curso comenzó y empezamos con las actividades me di cuenta de que este training, aunque no directamente relacionado con mis estudios, podía aportarme muchos conocimientos y herramientas en el trabajo con menores. No solo por las dinámicas y actividades que nos han enseñado y que seguro voy a llevar a cabo sino también por la importancia de fomentar el respeto por el medio ambiente y promover un modo de vida sostenible en niños y adolescentes, que serán la nueva generación encargada de actuar contra el deterioro del planeta y trabajar en la conservación del mismo.

Helena, Jorge y Sandra

Helena, Jorge y Sandra manos a la obra plantando un árbol

Otro detalle importante a tener en cuenta a la hora de hacer una evaluación de mi experiencia en el curso es que nunca antes había plantado un árbol, era la primera vez que lo hacía y la experiencia ha sido absolutamente genial, no solo por el buen rato que pasamos sino por todo lo que significa y nos acerca este acto a la naturaleza.

Sin duda he aprendido muchísimo esta semana, no tanto sobre teoría pero mucho sobre valores, respeto, responsabilidad, del entusiasmo de muchos compañeros en sus proyectos, de trabajar y motivarnos en los nuestros propios para volver con mil ideas nuevas que llevar a cabo cada uno en nuestro entorno.

Helena y Sandra presentando su idea de proyecto futuro: El Happy Tree Camp de Biodiversa

Helena y Sandra presentando su idea de proyecto futuro: El Happy Tree Camp de Biodiversa

Por último contaros que no pude tener más suerte con mis compañeros, Sandra y Jorge, con los que me lo he pasado mejor que bien, me he reído y he disfrutado muchísimo y que además me han ayudado mucho en todo lo que yo no entendía o sabía hacer y en lo que ellos iban sobrados de experiencia. Muchas gracias chicos, fue un placer perderme con vosotros

branches separator

Jorge Gracia escribe:

Nunca hubiese imaginado que aprender a plantar un árbol daría para un curso de 7 días de formación. Pero tampoco me habría cuestionado hasta este momento si los árboles son felices. Así que participar en una experiencia internacional con otros 30 jóvenes de 9 países europeos y diferentes organizaciones medioambientales parecía una buena oportunidad para redescubrir, explorar… y saciar mi curiosidad.

Todos los participantes en el curso

Los 30 participantes en el curso

Con la cremallera de la chaqueta marcada en mi cara, llegaba adormilado al aeropuerto de Madrid, donde debía encontrarme con mis dos nuevas amigas y compañeras de aventuras, Helena y Sandra, para poner rumbo a Velké Pavlovice, un pueblecito de la región de Moravia, en la República Checa.

¡Atención, viajeros! Sabemos que amáis viajar, pero si queréis llegar a tiempo a vuestro destino, aplacad ese ímpetu de aventura y no subáis al primer tren que pase… o preparaos para ser protagonistas del chiste del día: un mañico, una vasca y una extremeña, dando vueltas por un país desconocido buscando un pueblo de nombre impronunciable…

Sanos y salvos en nuestro nido, sólo quedaba ponerse manos a la obra: aprender, compartir, disfrutar… ¡y plantar árboles!

Jorge, Helena y Sandra preparando el póster de su proyecto futuro

Jorge, Helena y Sandra preparando el póster de su proyecto futuro

Para los interesados en el mundo arborícola, os diré que aprendí a reconocer especies forestales, recordé conocimientos en sanidad forestal, investigué sobre legislación en materia de protección de árboles en Europa, estudié variedades de frutales y puse en práctica mis habilidades plantando árboles.

Pincheo intercultural

Pincheo intercultural

Para quien el currículum educativo tradicional no sea lo más importante, buenos tiempos para la lírica, porque Erasmus+ es mucho más que eso: hice nuevos amigos, compartimos experiencias, desarrollamos proyectos futuros conjuntos, profundizamos en el significado de ser ciudadano europeo, descubrimos los sabores y tradiciones de otros países, aprendimos haciendo, y por fin, plantamos un árbol… y surgió el amor.

Por más cotidianas y simples que parezcan, las plantaciones de árboles suponen una magnífica actividad de educación ambiental no formal que permiten acercar a individuos y colectivos al medio desde la propia experiencia y vivencias sentidas, potenciando la percepción del entorno, fortaleciendo los vínculos entre las personas y la naturaleza, inspirando, cautivando, facilitando el interés y el deseo de descubrir. Porque no se puede proteger y conservar la naturaleza si no se conoce.

Necesitamos otra forma de relacionarnos con el medio ambiente, una nueva cultura de respeto y responsabilidad, con toda la humanidad y con las generaciones futuras. Reconectar con la naturaleza es fundamental para aprender a amarla y cuidarla. Y plantar un árbol es la forma más efectiva de alcanzar una comunidad global sostenible. Si me preguntáis… este es el resumen de mi experiencia.

Jorge, Sandra y Helena

Jorge, Sandra y Helena

Así que no puede ser de otra manera. Tras 7 días de intensas vivencias, 30 nuevas amigas y amigos y ¡3200 kilómetros viajados!, un pedacito de mi corazón se queda en otro rincón de Europa, deseando que otra persona quiera sembrarlo, plantarlo, regarlo y cuidarlo.

Y cómo no, entre tantos trenes, buses y tranvías… volvimos a contar el chiste de la vasca, la extremeña y el mañico. ¡Sandra y Helena, os echo de menos, con quien voy a perderme cuando ya conozca el camino!

PD: He aquí una decisión reflexionada al candor de una auténtica cerveza checa: de vuelta como formador juvenil, o de nuevo como participante, no importa el país, el contexto o la temática del curso, y porque no puedo imaginar acción más épica y romántica, ni acto más rebelde para cuidar de nuestra gente y nuestro entorno… por cada nuevo proyecto Erasmus+, yo plantaré un árbol

branches separator

Y Sandra nos regala uno de sus poemas favoritos: 

“Planting trees early in spring,
we make a place for birds to sing
in time to come. How do we know?
They are singing here now.
There is no other guarantee
that singing will ever be”.

 For the future (Wendell Berry)

Deja un comentario

Archivado bajo Curso de formación, Erasmus +, Experiencia, Internacional, Testimonios

Connecting with Nature in “3” words

We asked participants to describe our latest training course “Connecting with Nature” in 3 words. This is what we got: wordle C2N 3

1 comentario

Archivado bajo Asturias, Curso de formación, Erasmus +, Testimonios

Connecting with Nature: testimonies

1c2n Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Asturias, Curso de formación, Erasmus +, Experiencia, Internacional, Testimonios, Uncategorized

Diario de una experiencia: Be natural, Be inspiration, Be a leader

(Esta entrada ha sido escrita por Isabel Menéndez, socia de Biodiversa desde su fundación y participante en el curso de formación del que nos habla, fruto de una colaboración entre Biodiversa y la asociación suiza Naturkultur).

Isabel Menéndez

Isabel Menéndez

Del 11 al 17 de Octubre, en Solothurn, una pequeña ciudad suiza, tuve la suerte de disfrutar de mi primer curso Salto fuera de España como parte de Biodiversa.

A los pies de los montes Juras -los pequeños Alpes- y en un enclave totalmente natural, de la mano de la asociación Naturkultur nos sumergimos en 6 días de un proceso llamado: Be natural, Be inspiration, Be a leader!

Utilizando todo el potencial natural de la zona y nuestro propio potencial humano -tanto de los formadores como de las participantes-, aprendimos y reflexionamos sobre los procesos grupales, los procesos de resolución de conflictos, tratamos de descubrir nuestros puntos fuertes y los menos fuertes y aceptamos diversos retos que no habíamos enfrentado antes. Experimentamos los efectos de la responsabilidad propia y grupal, intentamos superar las barreras mentales y los prejuicios que sin querer, arrastramos en nuestras vidas y reflexionamos -para pasar a la acción, sobre la necesidad de transmitir lo vivido en nuestra vida diaria.

La experiencia hubiese sido totalmente diferente si el equipo humano, formado por las cocineras, los trainers y la gente venida de diversos países no hubiésemos estado tan implicadas en el proceso.

El grupo de participantes

El grupo de participantes

También hubiese resultado diferente si tres de las 6 noches del curso no las hubiésemos pasado en contacto directo con la naturaleza: levantamos un campamento, construimos un baño seco, una cocina, recogimos leña, cocinamos al fuego, hicimos una ruta para conocer el entorno y pasamos un día completamente en soledad pernoctando en el bosque con nuestros propios medios y bajo la lluvia!.

El baño seco

El baño seco

Cada persona encontró su reto o sus retos durante el curso: lidiar con la soledad, experimentar por primera vez otras metodologías educativas, caminar durante horas por el bosque, enfrentarse a la lluvia, resolver conflictos culturales, dormir al raso, formar parte de un equipo

Montando el campamento

Montando el campamento

Personalmente, lo que más me enriqueció fueros los diferentes orígenes del grupo participante y, especialmente, la oportunidad de que personas venidas del estado Palestino y de Israel confluyesen en un ambiente tan relajado y conciliador. Para ellas, fue una oportunidad de encuentro y de interacción. Para mí, un gran aprendizaje.

En definitiva, una experiencia única de la mano de un grupo de personas irrepetible.

Deja un comentario

Archivado bajo Curso de formación, Erasmus +, Internacional, Testimonios

Intercambio Juvenil en Albania: impresiones

De izquierda a derecha: Santi, Marina, Marcos, Berto, Leticia y Mercedes, durante el intercambio juvenil "In love with energy efficiency", en Albania

De izquierda a derecha: Santi, Marina, Marcos, Berto, Leticia y Mercedes, durante el intercambio juvenil “In love with energy efficiency”, en Albania

Del 7 al 15 de Octubre de 2014, 5 amigos de Biodiversa participaron en el intercambio juvenil “In love with energy efficiency” (enamorados de la eficiencia energética). Tras la experiencia nos cuentan sus impresiones:

Marina Miguélez

Marina pintando

Marina pintando

Intercambio juvenil en Albania… ¡gran descubrimiento!

Qué plan más perfecto y más enriquecedor. Desde mi humilde opinión, este tipo de experiencias es algo que debería ser obligatorio para todo el mundo. Para mí era la primera vez que participaba, pero según he aterrizado… ¡me he puesto a buscar más!

Este proyecto tenía como finalidad el intercambio con personas de varios países (República Checa, Polonia, Moldavia, Albania y España) y hablar y aprender sobre temas relacionados con la eficiencia energética. Esta última parte realmente fue un tanto superficial pero, porque la primera fue tan perfecta y tan maravillosa… conocer otras costumbres, personas con culturas tan diferentes y a la par tan interesantes, hacer nuevos amigos, y sobre todo, quitar de manera radical todos estos prejuicios absurdos que, no sé porqué, tenemos.

Está claro que viajar y conocer otras personas, otros lugares y culturas es la mejor manera de quitarnos prejuicios y demás ideas preconcebidas, y abrir nuestra mente. En definitiva, es la manera de disfrutar de verdad de lo que somos y nos rodea.

Mi conclusión a este tipo de proyectos creo que está clara… ¿cuándo repetimos?

Leticia Fernández

Leticia

Leticia

“In Love with Energy Efficiency” ha sido una de esas experiencias que te llena de energía y motivación para enfrentar cualquier reto cuando vuelves a casa. Una semana intensa en la que tuvimos la oportunidad de conocer a mucha gente diferente de países diferentes y compartir con ellos experiencias y puntos de vista. Me encantó sentir lo fácil que resulta entenderse aún cuando no se habla el mismo idioma y descubrir todas las cosas que tenemos en común, empezando por el motivo que nos había llevado a todos a participar en el intercambio: la preocupación por el planeta en el que vivimos.

Respecto al tema del encuentro, como diseñadora de producto, me resultó enriquecedor cambiar la perspectiva durante unos días, dejando a un lado las cuestiones de eficiencia energética que atañen a la cadena de producción industrial y centrándome en otros aspectos, como la implementación de energías renovables en la construcción y sobre todo, la adquisición de hábitos eficientes en el día a día.

Santiago Castellano

Santi presentando los resultados de una actividad

Santi presentando los resultados de una actividad

Descubriendo a una vieja desconocida: Albania

Decía Miguel Unamuno que la ignorancia se cura viajando. Cada vez que deshago una maleta o mochila de un inesperado viaje, me viene a la mente la vigencia de estas palabras que nunca pierden su esencia. En esta ocasión, cuando me hablaron de embarcarme en una nueva aventura, hacia Albania, nunca imaginé que regresaría con un equipaje más abultado y pesado. Y no me refiero a regalos o ropa sucia, sino a las increíbles experiencias, inolvidables recuerdos, nuevos conocimientos y bellísimas personas que he ido atesorando durante más de una semana de intensa convivencia, allí, en un lugar recóndito de los Balcanes. Pude hacerles espacio porque fui desechando ese lastre en forma de prejuicios, visiones ciegas y barreras que nos autolimitan en nuestro camino.

Yo descubrí una Albania humilde pero digna, de gente dura pero hospitalaria, con ganas de querer y ser querida, alejados de esas imágenes de pavor y peligro a la que nos tienen acostumbrados. Descubrí una nueva realidad pero es que, al mismo tiempo, ¡descubrí otras tres! En concreto, las de los otros participantes venidos de República Checa, Polonia y Moldavia, lugares que antes para mí solo ocupaban sitio en el mapamundi sin despertarme mucho interés. Qué equivocación. Hoy tengo 25 nuevos amigos, 25 lugares donde quedarme y 25 razones para iniciar un nuevo viaje. Bien es cierto que la manera de entenderse no fue siempre tan sencilla -¡cómo si lo fuera con cualquier persona!-, descubrimos costumbres, culturas y sinsabores heredadas del antiguo Telón de Acero tan antónimas a las nuestras mediterráneas, pero todas humanas y comprensibles. Y es que, despertar reacciones encontradas también formaba parte de este programa, descubrirse mutuamente, tumbar estereotipos o confirmar otros pero por criterio propio, que es como la gente se hace inteligente. Aprendimos a mejorar un poco nuestro planeta y acercarnos a las personas, ¡Qué sean así todas las iniciativas!

Alberto Sánchez

Berto en primera fila, con camiseta blanca, en una foto de grupo durante el intercambio

Berto en primera fila, con camiseta blanca, en una foto de grupo durante el intercambio

El intercambio ha sido una experiencia increíble. Una veintena de jóvenes nos reunimos en un marco incomparable en una “eco-vila” de las inmediaciones de Himarë. Juntos y un poco revueltos, discutimos sobre todo temas relacionados con la eficiencia energética y sobre la situación energética de nuestros respectivos países. Y en nuestro tiempo libre disfrutábamos del sol, del mar Jónico en buena compañía, playa, esnórquel, kayak…

Cuanto más viajo, más evidentes resultan las analogías culturales, ensombreciendo nuestras divergencias. Albania ha sido una sorpresa, es un país increíblemente bello, lleno de gente mediterránea, abierta y hospitalaria. Y en estos intercambios realmente pasa algo curioso, al enfrentarte de lleno a la cultura local conviviendo con un grupo internacional, “haces que ese país que visitas sea un poco más tuyo”, como si fueras de allí, contribuyendo así a una conciencia europea.

Recomiendo esta experiencia a todo el mundo, es la mejor manera de aprender, abrir tu mente, viajar, y sobretodo volver con la maleta más cargada, llena de experiencias, nuevas amistades y ganas de repetir.

Otros participantes en el intercambio

Otros participantes en el intercambio

Deja un comentario

Archivado bajo Erasmus +, Intercambio Juvenil, Internacional, Testimonios

Training course “Follow-up and Impact of International Projects”

(This post has been written by Noa Philippon, youth spokesperson of Biodiversa and one of the participants in the above-mentioned training course).

Noa Philippon, author of this post.

Noa Philippon, author of this post.

In August (from 8th to 15th) I had the chance to participate in the Training course “Follow-up and impact in international projects” that took place in Valmiera, Latvia. It was organised by YEE (Youth and Environment Europe), and hosted by a partner association from Latvia, Balta Daba. Participants were young people coming from 15 different youth environmental organisations, all of them partners of YEE. Biodiversa was one of the partner organisations and contributed to the training course by sending a trainer and me as a participant.

We had a lot of interesting workshops and activities about how to assess the needs of a community to make a project according to them, tools for the evaluation of projects and especially of the follow-up. We shared examples of successful and failed follow-ups and also about what mistakes were made during the process and how to improve them. I realized how important is the follow-up, and how we have to think about it already in the planning phase of the project.

After some workshops, we had to put in practice what we learned and we had to come up with ideas to make the training course more visible. We created some visibility tools as a video of the performance of the “Follow up” song (that we invented) in town, some creative and funny internet memes about the event to share on social networks (see picture below), a video with interviews to participants, trainers and organizers and an interactive video message online. We talked as well about the importance of the partners’ selection and also the profile of the participants.

Giant YEE logo created with natural materials by participants during the visibility workshop.

Giant YEE art-work created with natural materials by participants during the visibility workshop.

One of the "memes" created by participants during the training course.

One of the “memes” created by participants during the training course.

I think all of us learned on how to make a positive and bigger impact after the project, both at a local and international level.

There was an NGO market where we all presented our organizations and talked about common ideas for projects. Last days of the TC we had time as well to prepare and write new projects, some of which have already been submitted for funding.

We also learned about funding opportunities for all kind of projects and initiatives related to the fields of action of our organisations.

In general, it was a very productive and useful project, where we ate vegetarian and local and tried to be as eco-friendly as possible (for example using cups with our names all the time, recycling or drinking tap water to avoid plastic bottles).

After the TC, from 15th to 17th August, the Annual Meeting of YEE was held. Short term strategies and quite some future projects were approved and the elections for the new YEE Board took place. 2015 Draft budget and Working plan were approved as well. It was a fruitful meeting and a lot of new international partnerships, collaborations and friendships were born.

In the new Board of YEE we have Anja Wilken as Chairperson, Zaruhi Stepanyan as External Relations Officer and Vice-Chairperson, Vasily Bashutkin as Treasurer, Ana Bianca Badea as Project Officer, Christiane Klemm as Publications and Promotions Officer and Lira Hakani as Member Organisation Officer.

Deja un comentario

Archivado bajo Actividad, Curso de formación, Erasmus +, Internacional, Testimonios